Bienvenido a mi blog



Bienvenidos a este espacio de encuentro que nace del deseo de compartir. Aquí vais a encontrar una variedad de recetas únicas porque son de creación propia, fáciles de hacer, explicadas de forma muy didáctica y con tiempos cortos de dedicación que es lo que nos falta a la mayoría, tiempo. También para ocasiones en que desees un plato más elaborado o tradicional lo vas a encontrar, aunque irás descubriendo que se puede cocinar en poco tiempo menús muy equilibrados nutricionalmente y con una presentación muy agradable.
Aparte del Recetario hay secciones de Pinchos rápidos, Dulces y Postres, Trucos y consejos, Noticias y comentarios. Esto es el inicio de un proyecto que irá creciendo y mejorando.

Sopa fría de remolacha y queso.

Sopa fría de remolacha
Cuánto ha cambiado gastronómicamente hablando, nuestro consumo en verano. El gazpacho andaluz, junto con el salmorejo cordobés, triunfaban en tiempo de calor. Ahora tenemos tal variedad de sopas frías que no sabemos cuál elegir. Las que están elaboradas con fruta, son riquísimas. Esta que hago de remolacha quizás os resulte un poco extraña y seáis un tanto reticentes a ella. Es de un sabor muy suave que seduce nuestro paladar acostumbrado a otras propuestas veraniegas. Es rápida de preparar, lleva pocos ingredientes pero muy bien avenidos, y junto con la guarnición de queso hacen una sopa fría maravillosa.
Ingredientes T. elaboración 15 min.
400 g remolacha cocida.
3 yogures griegos s/a.
100 mL nata l.
2 d. ajos.
Pimienta blanca m.
60 mL aceite v. e.
25 mL vinagre de vino de Jerez.
Sal fina yodada.
150 g queso fresco.
Modo de hacerlo.
  1. Vamos a ello, más rápido no puede ser. Repasamos las remolachas ya cocidas, de pequeños puntos duros o fibrosos que pudiera tener. Ya troceadas se introducen en el robot, junto con los dientes de ajo pelados, los yogures, la nata, el aceite, vinagre, un toque de pimienta y sal, que espero sea poca. Triturar hasta dejar lo más uniforme posible.
  2. Enfriar en nevera.
  3. Cortar el queso en daditos, justo en el momento de servir.
Sugerencia de presentación.
Sopa fría de remolacha-2
Consejos y sugerencias.
  • Es opcional colar esta sopa para que resulte más fina.
  • Aunque un buen pan está riquísimo, las sopas frías se acompañan mejor con picos o colines.
Visita nuestros Trucos y consejos que son muy útiles.
Si te gusta esta receta la puedes compartir, hacer MG o dar +1.
Si deseas recibir todas nuestras publicaciones te puedes hacer seguidor o suscribirte a Cocina con Emma.
Quizás te interese ver:
Sopa de pepino
Sopa de melón
Gazpacho de sandía

Conejo a lo pobre.

Conejo en adobillo-1
Receta de conejo, creativa de verdad, reflejo de tiempos difíciles donde con pocos recursos había que sobrevivir, sobre todo los pastores y la gente del campo en general. Cuántas recetas de origen humilde se han convertido hoy en plato estrella de restaurantes de primera línea, a veces respetando lo tradicional y otras conservando su sabor pero modificando su acabado. Recuerdo los Huevos de Fraile, un plato tan pobre, que por no llevar no lleva ni huevo. En la actualidad se puede encontrar como picoteo o entrante en algunos restaurantes de Cádiz.
En España se consume poca carne de conejo, sucede algo similar con la de cerdo, una pena, ambas son pobres en grasa, económicas y muy ricas. Pero al que le atacamos de verdad es al pollo, eso nadie lo duda. Animaros a hacer esta receta, es increíble lo rica que está, y con esas patatitas que han cogido todo el sabor del adobillo, no se puede pedir más.
Ingredientes 4 o 5 p. T. elaboración 40 min.
1 conejo troceado.
8 patatas p.
8 d. ajos.
Orégano fresco.
Pimienta negra m.
Sal yodada.
Vinagre de Jerez.
Aceite v. e.
Modo de hacerlo.
  1. Seguro que en la carnicería te pueden trocear el conejo a tu gusto. En casa toca revisarlo de alguna grasilla que pueda tener, la verdad que la carne de conejo es limpia y muy poco grasa.
  2. El siguiente paso es poner en un bol la carne troceada y añadir vinagre abundante. Mantener en maceración unas dos horas aprox, es bueno mover dos o tres veces durante este tiempo.
  3. Completado el paso anterior se escurre el conejo y salpimentamos al gusto. Freír en aceite abundante en fuego medio-alto hasta dejarlo en el punto deseado, que siempre es el que gusta a la familia. Se debe cubrir con una tapa, así conseguimos que se cocine antes y no salpique toda la placa.
  4. Ahora tocan las patatas, una vez limpias se cortan en rodajas de poco menos de un centímetro de grosor aprox y se les añade un toque de sal. Hay que freír las patatas al igual que el conejo en aceite abundante. Es muy importante hacerlo a fuego suave y cubrirlas con una tapa, buscamos que se ablanden sin que lleguen a ponerse crujientes.
  5. Nosotr@s aprovechamos el tiempo para majar los ajos, después agregamos dos cucharadas de vinagre y un poco de orégano, a poder ser fresco que aporta un maravilloso sabor a campo.
  6. Listo el conejo lo dejamos con un poco de aceite, llega el momentazo del sabor. Incorporamos el majado junto con las patatas y mezclamos con cuidado. Mantener durante 5 minutos en fuego medio-suave para que se mezclen los sabores.
Sugerencia de presentación.
Conejo en adobillo-2
Conejo en adobillo-3
Consejos y sugerencias.
  • Para esta receta es aconsejable no trocear el conejo en piezas muy pequeñas, ya que el tiempo en el vinagre, más el frito, y si le sumamos que la carne es pobre en grasa, favorecería que quedara poco jugosa.
  • El aceite sobrante donde se ha frito el conejo, se puede utilizar para recetas de carne.
  • Esta elaboración de conejo a lo pobre, se puede congelar excluyendo las patatas.
Visita nuestros Trucos y consejos que son muy útiles.
Si te gusta esta receta la puedes compartir, hacer MG o dar +1.
Si deseas recibir todas nuestras publicaciones te puedes hacer seguidor o suscribirte a Cocina con Emma.
Quizás te interese ver:
Pechugas escabechadas
Pechugas de pollo a la andaluza
Carne en salsa